Nom de la noticia

17 septiembre 2015

Romeva acusa al Estado español “de haber secuestrado el sentido común” en materia de infraestructuras

El cabeza de lista por Tarragona, Germà Bel, afirma que “el Corredor Mediterráneo demuestra que ha sido y es imposible cambiar España”

El cabeza de lista de Junts pel Sí, Raül Romeva, ha visitado esta mañana el Puerto de Tarragona, donde, rodeado de barcas, barcos y redes de pesca, ha acusado al Estado español “de haber secuestrado el sentido común” en materia de infraestructuras y ha puesto el Corredor Mediterráneo como ejemplo paradigmático. Romeva, que ha acompañado al primer candidato por Tarragona Germà Bel, ha insistido sobre el hecho que gracias a su experiencia en el Parlamento Europeo ha comprobado como “PP y PSOE han preferido perjudicar los propios intereses de Estado sólo porque les convenía políticamente”. “El coste de que Catalunya no sea un Estado lo sufrimos cada día”, ha añadido Romeva.

Romeva ha señalado que “si alguien aún no ha entendido que Catalunya tiene una necesidad práctica e inmediata de tener un Estado, sólo hace falta que coja un Cercanías”, que sufre, ha explicado, una constante falta de inversiones que contrasta con la que se destina a la Alta Velocidad. También ha expuesto el cabeza de lista que “hay que poner el acento de planificación y diseño, ejecución y gestión allí donde toca desde una perspectiva económica” porque hace años que Catalunya sufre “una gestión ilógica con una intención de centralización”. Finalmente, ha argumentado Romeva que “cualquier analista defiende que la vía más lógica es priorizar el Corredor Mediterráneo” porque beneficia al conjunto de Europa.

Germà Bel, cabeza de lista por Tarragona, ha reforzado las ideas de Romeva y ha expuesto que “el modelo español utiliza las infraestructuras para hacer política de ordenación del modelo administrativo, no para hacer políticas de productividad, movilidad cuotidiana, creación de riqueza y cohesión”.

Un buen ejemplo, ha dicho, es la gestión centralizada de los puertos y aeropuertos, un modelo que no se repite prácticamente en ningún país. “Hemos aprendido de los errores –ha afirmado Bel–, seremos un país donde los puertos se gestionaran desde el territorio donde estén, como ocurre en Alemania, Holanda o Bélgica”. Después, ha hecho un repaso de las grandes infraestructuras gestionadas por el Estado y ha destacado que Catalunya viene “de una historia de inversiones escasas y, sobre todo, mal priorizadas”, en referencia a casos como los de Cercanías o la red viaria catalana con la N-340 como último ejemplo.

Por lo que respecta al Corredor Mediterráneo, Bel ha afirmado que “demuestra que ha sido y es imposible cambiar a España”. “Si queremos tener unas infraestructuras como las de Europa hemos de cambiar de Estado”, ha remachado.

Comparte

Compartir al Facebook Compartir en Twitter

Otras noticias